Grupo Reifs | ¿Qué es el ICTUS?

Grupo Reifs | ¿Qué es el ICTUS?

En el Día Mundial del ICTUS (29 de octubre), desde Grupo Reifs queremos hablar sobre esta patología que afecta anualmente en nuestro país a 120.000 personas, de las cuales, 27.000 fallecen. El ICTUS es la segunda causa de muerte en España.

¿QUÉ ES EL ICTUS?

El ictus es una enfermedad cerebrovascular que afecta a los vasos sanguíneos que suministran sangre al cerebro. También se le conoce como accidente cerebrovascular (ACV), embolia o trombosis. La enfermedad cerebrovascular aguda se clasifica en dos grandes grupos: isquémica y hemorrágica.

El Ictus isquémico establecido o infarto cerebral: se produce cuando la isquemia cerebral es lo suficientemente prolongada en el tiempo como para producir un área de necrosis tisular. Se considera que ha sido prolongado cuando el déficit neurológico tiene una duración superior a 24 horas.

El Ictus hemorrágico: es la extravasación de sangre dentro del encéfalo como consecuencia de la rotura de un vaso. Según su localización puede ser cerebral (intraparenquimatosa o ventricular) o subaracnoidea.

CAUSAS

Edad avanzada: Pasados los 55 años, cada década vivida dobla el riesgo de padecer un ictus. No obstante, esto no quiere decir que las personas jóvenes no sufran el problema.

Sexo: Se producen, más o menos la misma cantidad de ictus en los dos sexos.

Herencia familiar y raza: El riesgo de sufrir un ictus es mayor si alguna persona de la familia lo ha padecido.

Haber sufrido un ictus recientemente

Tener la presión sanguínea elevada: La hipertensión arterial es el factor de riesgo que mejor predice el ictus. Aproximadamente un 70 por ciento de los ictus ocurren a causa de la hipertensión.

Fumar: En los últimos años los estudios han demostrado que fumar cigarillos es un factor importante de riesgo. 

Padecer diabetes mellitus

Presentar enfermedad cardiaca: Un corazón enfermo aumenta el riesgo de ictus. De hecho, las personas que padecen problemas cardiacos tienen el doble de posibilidades de padecer este problema.

La estación del año y el clima: Las muertes por ictus ocurren con más frecuencia con temperaturas extremadamente frías o calurosas.

Consumir alcohol en exceso: El exceso de alcohol puede aumentar la presión sanguínea, aumentar la obesidad, los triglicéricos, el cáncer y otras enfermedades, causar fallos cardíacos y, en consecuencia, provocar un ictus.

SINTOMATOLOGÍA

En función del área del cerebro afectada pueden producirse muchos síntomas diferentes.

  • Adormecimiento o debilidad repentina en la cara, el brazo o una pierna, especialmente en uno de los lados del cuerpo.
  • Confusión repentina, dificultad para hablar o para entender.
  • Repentina dificultad para andar, mareo, pérdida de equilibrio o coordinación.
  • Problemas repentinos para ver en uno o los dos ojos.
  • Dolor de cabeza repentino sin que se conozca la causa.

Cuando el ictus afecta a la región izquierda del cerebro,  se podrán dar alguno o todos los síntomas siguientes en la parte derecha del cuerpo:

  • Parálisis del lado derecho del cuerpo.
  • Problemas del habla o del lenguaje.
  • Estilo de comportamiento cauto, enlentecido.
  • Pérdida de memoria.

Si  la parte afectada es la región derecha del cerebro, será la parte izquierda del cuerpo la que tendrá problemas:

  • Parálisis del lado izquierdo del cuerpo.
  • Problemas en la visión.
  • Comportamiento inquisitivo, acelerado.
  • Pérdida de memoria.

Con todo ello, lo mejor para prevenir la aparición del ICTUS es la prevención; entre las medidas preventivas que podemos llevar a cabo son algunas como, por ejemplo, llevar una dieta rica y saludable, realizar ejercicio de forma habitual, no fumar, moderar consumo de alcohol, llevar control tensión arterial, etc

 

Anuncios

Grupo Reifs | Beneficios de la Horticultura en las personas mayores

Grupo Reifs | Beneficios de la Horticultura en las personas mayores

La horticultura es la técnica de cultivar plantas en menor escala que la agricultura, como por ejemplo los famosos y actuales huertos urbanos. Esta técnica también se puede combinar con tareas de jardinería y cuidado de plantas.

La terapia hortícola forma parte de las terapias medioambientales y se lleva realizando desde hace años en entornos clínicos, sanitarios y/o asistenciales. Se define como una intervención guiada, basada en un plan de tratamiento diseñado de forma personalizada por un terapeuta, cuyo objetivo prioritario es mejorar la calidad de vida, a través del fomento de habilidades físicas y cognitivas mediante el cultivo de frutas, vegetales, flores y plantas.

Este tipo de terapia puede ser aplicable a cualquier edad y es muy recomendable a cualquier edad, independientemente a la presencia o ausencia de alguna patología física o psíquica. En algunos de nuestros centros de mayores de GRUPO REIFS, se están llevando a cabo y se han encontrado una serie de beneficios a nivel físico, cognitivo-sensorial y psicosocial

Beneficios físicos:

  • Al ser una actividad que se realiza al aire libre, la exposición al sol de nuestros mayores ayuda a regular los ritmos de sueño-vigilia, previene el déficit de vitamina D y mejora el estado anímico.

  • Cultivar los propios alimentos y su posterior consumo, fomenta hábitos alimentarios saludables.

  • Los huertos terapéuticos permiten la realización de paseos, aumentando la actividad física y la psicomotricidad.

Beneficios cognitivos-sensoriales:

  •  El contacto con la naturaleza actúa como sistema restaurador de la atención

  • Se consigue una estimulación multisensorial. El cultivo y el contacto con las plantas estimulan la vista, el tacto, el olfato y el gusto.

  • Se fomenta la orientación temporal a través de la experimentación de las estaciones de una forma más directa.

  • Se promueve la reminiscencia a través de la recuperación de los propios recuerdos de la infancia puesto que mucho residentes han tenido vinculación directa en su infancia-adolescencia con el “mundo del campo”.

Beneficios psicosociales

  • La vegetación en entornos sanitarios reduce el estrés y mejora procesos de recuperación.

  • Las actividades de estimulación cognitiva pueden integrarse en la terapia hortícola favoreciendo una mayor motivación para su realización

  • Se fomenta la autoestima, los sentimientos de utilidad, la autorealización, la responsabilidad y la creatividad.

  • Favorece la socialización y las actividades intergeneracionales en las que las personas mayores difundan sus conocimientos a niños y adolescentes.

 

 

 

 

Grupo Reifs | Personas mayores y la conducción: Consejos

Grupo Reifs | Personas mayores y la conducción: Consejos

Cada vez las personas tenemos una mayor esperanza de vida, por lo que la salud es más longeva; no obstante el proceso de envejecimiento deteriora la movilidad, los sentidos y las capacidades cognitivas. Cuando una persona mayor se encuentra conduciendo un coche en la carretera, la merma de sus habilidades al volante se traduce en una menor agudeza visual para ver las señales de tráfico, los reflejos se encuentran disminuidos, por lo que es más difícil responder de forma adecuada ante una maniobra de urgencia; además pueden existir problemas para calcular la distancia de seguridad y de parada del vehículo e incluso mayores dificultades para estacionar el turismo por problemas e la movilidad del cuello.

A todo esto hay que sumar la aparición de achaques o enfermedades crónicas propias de edades avanzadas, que además requieren una medicación específica que puede conllevar efectos secundarios adversos para la conducción. La hipertensión, las enfermedades reumáticas, las cataratas, la diabetes o los problemas cardiovasculares son algunas de las patologías frecuentes  más frecuentes en la vejez, cuyo tratamiento  presencia de sintomatología provoca dificultades para manejar el vehículo.

Por todo lo anterior y algunos problemas de salud, las perdonas mayores, en ocasiones, deben de seguir algunos de las siguientes recomendaciones para conducir:

1.- Evitar la conducción, en la medida de lo posible, cuando existan condiciones meteorológicas adversas (lluvia, niebla, nieve, altas temperaturas, etc)

2.- Intentar realizar itinerarios y trayectos conocidos, evitando circular en horas con excesivo tráfico.

3.- No circular en momentos peligrosos como por ejemplo al amanecer u anochecer, puesto que la falta de iluminación puede provocar pérdida de visión de los ángulos del vehículo y hay mayor probabilidad de de deslumbramiento en espejos y parabrisas.

4.- Descansar en trayectos largos. Las personas mayores de 65 años no deben conducir más de hora y media sin descansar.

5.- Las vueltas en los cruces pueden desembocar en accidentes mortales. Un conductor mayor debería observar y mirar varias veces ambos lados de la carretera antes de hacer la maniobra. Se tiene que extremar la precaución.

6.- Las personas de mayor edad no deberían (en manera de lo preferente) conducir modelos difíciles de conducir, por lo que es mucho más recomendable conducir coches que dispongan de dirección asistida, cambios de velocidades automáticos, pedales de gran superficie y retrovisores grandes.

Grupo Reifs | Beneficios de la playa para las personas mayores

Grupo Reifs | Beneficios de la playa para las personas mayores

Unas vacaciones en la playa y junto al mar ayuda a mejorar la salud, el estado físico y el estado mental de las personas mayores

Muchas personas ya están disfrutando de sus vacaciones de verano y como cada año, el litoral de nuestras costas españolas es el que con mayor frecuencia se elige, y es que la playa y el mar conlleva muchísimos beneficios para todo aquel que disfruta de un descanso aquí y más especialmente para las personas mayores, puesto que la playa y el mar reúnen las condiciones más óptimas para mejorar nuestra salud, estado físico y mental.

Las personas mayores que se encuentran jubiladas no tienen por qué estar en unas vacaciones continuas ya que en el día a día, hay multitud de tareas que no permiten descansar lo suficiente, por lo que los adultos mayores también se merecen unos días de descanso y vacaciones para relajarse y desconectar de la rutina diaria.

Dentro de las posibilidades, hay que planificar, qué se quiere hacer en ese periodo vacacional. Se puede reservar un hotel donde todo sea más cómodo olvidando las preocupaciones de hacer las tareas domésticas, puede ser también muy beneficioso el ir a un lugar rodeado de naturaleza o incluso una posibilidad muy acertada es reservar unas vacaciones en un “Senior Resort”; todo dependerá de las preferencias, gustos y/o necesidades que tenga cada uno.

Si finalmente se elige como destino vacacional, alguna zona de playa, hay que tener en cuenta, lo siguiente:

Vacaciones en playas con poco turismo:

  • Son el lugar ideal para descansar y desconectar, pero puede ocurrir que al cabo de unos días comience a aparecer un importante aburrimiento, por lo que una alternativa a ello es leer, escuchar música e incluso técnicas de relajación con la brisa, el sonido y el olor a mar.

  • En estos días de vacaciones, también es una buena alternativa el realizar ejercicios, ya que es un buen momento para practicar deporte al aire libre al disponer de más tiempo para uno mismo.

  • Aunque se desconecte en playa, es recomendable planificar algunas “excursiones” para visitar pueblos cercanos, parques naturales próximos, restaurantes y otros lugares interesantes cercanos a ese destino vacacional ya sea en el propio coche o en transporte público.

Vacaciones en playas masificadas:

  • Los mejores momentos para ir a la playa son a primera hora del día o a última porque es cuando la radiación solar no es tan intensa y dañina para la piel. Además es el mejor momento para disfrutar de la arena y el mar ya que hay mucha menos gente que en otras horas del día.

  • Un ambiente relajado y distendido, como es el que se crea en la playa, es idóneo para que se puede conocer a otras personas, aumentando el número de contactos sociales, llegando incluso a entablar una amistad.

  • En los lugares de playa con más turismo, existe siempre una importante y amplia oferta de servicios, como restauración, comercial, de diversión etc. Por este motivo, sin apenas salir de la playa, existen comodidades y entretenimientos para hacer de las vacaciones unos días perfectos.

 

Grupo Reifs | La Ley de la Dependencia

Grupo Reifs | La Ley de la Dependencia

La Ley 39/2006, de 14 de diciembre, de Promoción de la Autonomía Personal y Atención a las personas en situación de dependencia de España, «ley de dependencia», es una ley española creada por el Sistema para la Autonomía y Atención a la Dependencia, que es el conjunto de servicios y prestaciones destinados a la promoción de la autonomía personal, así como a la protección y atención a las personas, a través de servicios públicos y privados concertados debidamente acreditados.

Una persona autónoma es aquella que puede tomar decisiones personales sobre cómo vivir y puede desarrollar por sí mismo las actividades necesarias para realizar su vida diaria, conocidas como Actividades de la Vida Diaria (AVD) y que comprenden desde tareas como el aseo personal hasta la autonomía para realizar actividades de ocio, como ir al cine, por ejemplo.

En contraposición una persona esta en situación de dependencia cuando no puede por sí misma ser autónoma y necesita la ayuda de otra persona para hacer las actividades de la vida diaria.

SOLICITUD Y TRAMITACIÓN

Basándonos en la información recopilada en la web, http://www.dependencia.imserso.es el procedimiento para solicitar la “Ley de Dependencia” es el siguiente:

El procedimiento de tramitación será iniciado por la persona que pueda estar afectada por algún grado de dependencia quien ostente su representación legal. La solicitud se presentará, según el modelo oficial correspondiente, acompañando los documentos que se requieran por la Administración Pública  competente.

La solicitud del reconocimiento de la situación de dependencia pueden llevarlo a cabo:

  • Españolas/es: tanto las/os de origen como por residencia.

  • Extranjeras/os: que residan legalmente en España.

  • Menores de edad: personas españolas o extranjeras que tengan menos de 18 años. Si tienen menos de 5, la residencia se exige a quién ejerza su guarda y custodia.

  • Personas emigrantes retornadas.

VALORACIÓN DE LA DEPENDENCIA

La valoración de la situación de dependencia se fundamenta en los informes de salud y del entorno habitual, y la entrevista personal de evaluación llevada a cabo por profesionales cualificados, valoradores, que aplicarán el baremo de dependencia, junto con otros instrumentos complementarios de valoración.

DICTAMEN PROPUESTA

Realizada la entrevista con la persona solicitante, el órgano de valoración competente emite un dictamen-propuesta que contiene el diagnostico, grado de dependencia y los cuidados que la persona pueda requerir.

ELABORACIÓN DEL PROGRAMA INDIVIDUAL DE ATENCIÓN (PIA)

El Programa Individual de Atención lo establecen los servicios sociales correspondientes del sistema público, en el que se determinarán las modalidades de intervención más adecuadas a las necesidades del solicitante, entre los servicios y prestaciones económicas previstos en la resolución para su grado, con la participación previa consulta y, en su caso, elección entre las alternativas propuestas por el beneficiario y, en su caso, de su familia o entidades tutelares que le represente.

Los servicios y/o prestaciones a los que la persona dependiente tendrá derecho, según su grado de dependencia, serán los siguientes:

a) Los Servicios de Prevención.

b) Los Servicio de Teleasistencia.

c) Servicio de ayuda a domicilio; el servicio de ayuda a domicilio lo constituye el conjunto de actuaciones llevadas a cabo en el domicilio de las personas en situación de dependencia con el fin de atender sus necesidades de la vida diaria, prestadas por entidades o empresas, acreditadas para esta función.

d) Servicio de Centro de Día y de Noche:

  • Centro de día para mayores.

  • Centro de Día para menores de 65 años.

  • Centro de Día de atención especializada.

  • Centro de noche.

e) Servicio de Atención Residencial:

  • Residencia de personas mayores en situación de dependencia.

  • Centro de atención a personas en situación de dependencia, en razón de los distintos tipos de discapacidad.

 

 

 

 

 

Grupo Reifs | “Apps” para personas mayores

Grupo Reifs | “Apps” para personas mayores

En la actualidad, vivir sin un teléfono móvil  parece imposible. Sin embargo, para muchas personas mayores, los móviles es otro mundo que no les atrae, no les gusta o no saben utilizarlo. Esto puede ser un problema ya que con los Smartphones, las personas mayores tienen un mundo lleno de posibilidades al alcance de la mano y que les puede hacer la vida más fácil y cómoda.

Las aplicaciones móviles tienen diversas ventajas y muchas de ellas están creadas para usuarios de edad avanzadas por lo que el uso de ellas es muy beneficioso e interesante, beneficios entre los que podemos destacar:

  • Aportan autonomía: Hay “apps” que les van a ayudar a moverse ya que funcionan como GPS. Además de esto, también pueden recordarles las citas, hacer las gestiones del banco, realizar la compra o incluso pueden estar localizados en el caso de que les surja algún problema.

  • Ayudan a mantener la mente activa: Con algunas aplicaciones, se pueden aprender un idioma desde el móvil, leer libros, periódicos o completar juegos de agilidad mental.

  • Enriquecerán la vida social: Podrán conversar, jugar, intercambiar fotos con sus hijos, nietos en cualquier momento.

  • Pueden cuidar de su salud: hay aplicaciones móviles que son mucho más prácticas que un pastillero, puesto que les ayudan a controlar la tensión, les ponen en contacto con un profesional sanitario, etc.

Algunas de las aplicaciones más interesantes que pueden servir de utilidad para las personas mayores son:

Wiser:

Wiser es un launcher que cuando se instala y se activa, el smartphone, cambia su estética y los iconos, letras, y botones se convertirán en XXL.

Medisafe:

Esta app es de utilidad para la gestión de los medicamentos, evitando olvidarse de las pastillas. Dispone de opción para avisar a familiares en caso de no tomar la medicina que corresponda.

Swiftkey:

Con esta app el teclado se hará mayor y así una persona mayor podrá escribir sin problemas en aplicaciones como WhatsApp.

Ultimate volume booster:

Con esta app el smartphone, sonará más alto en llamadas como alarmas o notificaciones.

 Juegos de memoria:

La aplicación ofrece juegos para mejorar la atención, la concentración y la memoria.

Calendario de cumpleaños:

Una app sencilla que permite a las personas mayores recordar fechas en las que felicitar a hijos, nietos y amigos.

Life 360:

Un localizador que permite a los familiares del usuario saber dónde está en todo momento, muy útil en el caso de personas con demencias. Además de la ubicación permite rastrear un teléfono perdido o robado.

¿Qué os parecen? ¿Qué más aplicaciones conocéis?

Grupo Reifs | La vejez desde diferente culturas

Grupo Reifs | La vejez desde diferente culturas

La sociedad occidental del siglo XXI tiende a emplear expresiones despectivas para referirse a personas mayores. En la actualidad, vivimos en una época en la que prevalecen los valores asociados a la belleza externa y a la inmediatez, por lo que la expresión “Viejo” se asocia a inútil, fe, antiguo, etc, olvidándonos, en muchas ocasiones, que al llegar a la vejez, las personas han adquirido grandes virtudes como sabiduría, experiencia…

A pesar de esta concepción actual, en otras épocas de la historia de la Humanidad e incluso, actualmente, en otras culturas, la percepción de la vejez no es la misma que en la sociedad occidental actual, tal y como repasamos a continuación:

La vejez en la Prehistoria

Las primeras estructuras sociales tenían la forma de tribus, gracias a los cuales las personas podían garantizar su supervivencia. La esperanza de vida era muy baja. Este hecho era originado por las luchas, el riesgo de las prácticas de caza de animales y la existencia de muchísimas enfermedades, por lo que raramente había personas ancianas. Por este motivo, cuando un hombre o una mujer alcanzaba una edad avanzada eran considerados/as casi personas con poderes sobrenaturales, atribuyéndolas capacidad de curar enfermedades, adivinar el futuro y hablar con los espíritus. Las personas mayores eran cuidadas en el seno de la familia.

La vejez en la antigua Grecia

Esparta era una sociedad guerrera, por lo que hombres mayores de 60 años eran relevados de los ejércitos y pasaban a ocuparse de mantener el orden, quedando el poder principal en manos de los ancianos.

Más adelante, Cuando Atenas se convirtió en el centro de la cultura clásica, los nuevos cánones de belleza provocaron que la vejez se equiparase a una enfermedad hasta la llegada de Hipócrates, que desterró esa idea; a pesar de ello, en este periodo, hubo importantes pensadores con ideas y reflexiones opuestas sobre la vejez, tal es el caso de Platón y Aristóteles.

La vejez en el Imperio Romano

En el Imperio Romano todo el poder se concentraba en el Senado, el cual estaba formado por ancianos. Las personas ancianas se encargaban de la administración del Estado, de la justicia y de las relaciones diplomáticas, teniendo así las personas mayores de la época grades privilegios.

Esta autoridad ilimitada provocó, con el paso de los años, odio hacia los mayores, provocando que a partir del siglo V d.C., su poder se fue debilitando y la vejez pasó a ser vista como una etapa negativa y mal vista.

La vejez en la Edad Media y el Renacimiento

Durante la Edad Media, la vejez fue vista como una etapa oscura en la vida de las personas, y que era el tiempo anterior a la muerte. No obstante, la Iglesia se ocupó del cuidado de las personas mayores creando hospitales para las personas ancianas más necesitadas.

En la época Renacentista, al igual que en  la Grecia clásica, se produjo una revalorización de la juventud y la belleza como idea de perfección por lo que, se produjo un nuevo rechazo a todo lo que se pudiera considerar viejo, y/o sinónimo de feo.

A partir del siglo XVI, con el aumento de la esperanza de vida, la población anciana comenzó a verse con mejores ojos.

La vejez en la Edad Moderna y Contemporánea

La industrialización y el descenso de las grandes pandemias, gracias al descubrimiento de las vacunas y los antibióticos, produjo un significativo cambio demográfico debido a una importante prolongación de la esperanza de vida.

A finales del siglo XIX, comenzaron a aparecer las primeras corrientes filosóficas que rechazaban la idea de asociar vejez con enfermedad, dando origen a la Geriatría y Gerontología. 

El cuidado de las personas mayores en el seno de la familia fue convirtiéndose en algo habitual, costumbre que se prolongó en el siglo XX. El envejecimiento de la población trajo consigo la preocupación por el bienestar y la calidad de vida de los ancianos.

A pesar de ello, la población mayor,  causada por los  avances de la industria y la tecnología provocaron que las personas mayores dejaran de ser tenidas en cuenta como transmisores de sabiduría.

En la actualidad, los ancianos son equiparados a niños cuando ven mermadas sus capacidades físicas y mentales, y el cuidado de las personas mayores se siente como una obligación.

La vejez en otras culturas

Los ancianos de los países orientales tienen una consideración muy diferente a la de las sociedades occidentales. China y Japón son dos de las culturas donde más se respeta y se venera a las personas mayores.

En Japón, se celebra el Keirō No Hi (Día del Respeto a los Ancianos), una festividad muy importante en la que participa la familia. Los ancianos japoneses son respetados y considerados como pilar de la sociedad.

En China, también existe un profundo respeto por los ancianos, lo cual se hace patente hasta el punto que el gobierno chino ha promulgado leyes que obligan al cuidado de las personas mayores.

En la India, el respeto a los mayores es un pilar importante de la cultura, algo que se comienza a enseñar en las escuelas. Los más jóvenes piden su opinión y su aprobación. Además, es tradición arrodillarse ante los ancianos para tocar sus pies como símbolo de respeto.  A pesar de ello, el Estado desprotege legalmente, socialmente y económicamente a las personas mayores.

En países musulmanes, el cuidado de las personas mayores en la familia es un honor y una oportunidad para crecer espiritualmente, por lo que los hijos deben ser compasivos con sus padres, y en especial con sus madres, porque éstos dedicaron su vida a cuidar a sus hijos.